25 de junio de 2013

Va a ganar el PRI

Desvergonzados

Pablo Jair Ortega - pablojairortegadiaz@gmail.com.- En estas semanas que se dejó de escribir, nos metimos de lleno a hacer trabajo de análisis electoral. Parte de una costumbre que se tiene en casa: EnlaceVeracruz212 trata de mantener siempre el pulso político del estado y conocer las problemáticas que existe en cada distrito.

Podemos ver un panorama en general: el PRI va a resultar triunfador. Algunas pocas posiciones serán ganadas por partidos de oposición, y no porque la simpatía popular esté con el partido tricolor, sino porque el poder absoluto está corrompiendo absolutamente todo, empezando por el IEV.

El Instituto Electoral Veracruzano, el que se supone debe ser imparcial y neutro, se prestó al juego de la manipulación electoral. Este inicio de semana se sabe que miles de boletas para emitir el voto ciudadano han sido alteradas de manera tal que afecta a los candidatos de oposición.

Las boletas de votación llegaron diseñadas de manera inequitativa. Recordemos que la reciente reforma electoral permitía el uso de sobrenombres de los candidatos como una manera más fácil de identificación para el electorado, sólo que este beneficio no fue aplicado para los candidatos de oposición.

Al menos se reportan en primera instancia tres casos de verdadera ignominia:

1.- En Minatitlán, al sur de la entidad veracruzana, el candidato del PT a la Presidencia Municipal, Alberto Ruiz Rossett (muy conocido en Minatitlán como “Colacho”) recibió la mañana de este martes la noticia de que su reconocido apodo no aparece impreso en la boleta. Sólo su nombre de pila.

2.- En el puerto de Veracruz, la candidata del PAN a la alcaldía de Veracruz, Maryjosé Gamboa, denunció que tampoco aparece su apócope e imprimieron su nombre completo: María Josefina Gamboa Torales. En contraparte, la candidata del PRI, Anilú Ingram, cuyo nombre completo es Ana Guadalupe Ingram Vallines, sí aparece con su apelativo.

3.- En Atoyac, municipio cercano a Córdoba, de plano reportan que no aparece el nombre de un candidato quien se supone es el favorito para ganar las elecciones.

Estos tres casos son sólo ejemplos de la verdadera desvergüenza del vendido IEV. A esto habría que sumarle su “activa” promoción a favor del voto útil cuando en Xalapa se vieron amenazados por la popularidad de un gato. Fue de las pocas veces que vimos salir al Consejo del IEV, como vacas arreadas, a promover del voto y descalificar lo que se convirtió ya en un fenómeno mundial: el Candigato Morris.

Lo que inició como una broma en internet, hoy supera en popularidad a cualquiera de los candidatos registrados en Xalapa y se piensa seriamente en votar por el popular felino como una muestra de rechazo a la manera arcaica y populista a la que nos tienen acostumbrados los políticos de todos los partidos, hoy más ensimismados en buscar el poder sólo por el poder y olvidarse de servir a la población.

El IEV ha olvidado esta función primordial en el ámbito electoral. Su actuar inconsistente, torpe, ha sido una constante en lo que a las elecciones locales se refiere. Ha facilitado todo para que se adecúen las elecciones a modo del poder, crea debates que sólo sirven como foros para internautas y ni siquiera vigila el uso indiscriminado de recursos que se ve y es palpable: sólo en Xalapa vea usted cómo está inundada de propaganda, señal de la capacidad de operación que se traduce en carretonadas de dinero diario.

El IEV, servil en esencia, es sólo una extensión del poder. Su papel como órgano descentralizado y ciudadano es sólo un mito, un costoso, muy costoso mito.

En estas condiciones están las elecciones en todo el estado: recursos millonarios con un IEV a modo para sacar ventaja. Por eso decimos que el PRI va a ganar: no hay mediador que regule. El tricolor, como antaño, es dueño del balón, del árbitro, de la cancha, de la porra, de la afición y hasta del estadio.

En pocas palabras: no hay condiciones para unas elecciones en paz ni tampoco democráticas. Es una falacia cuando vemos a los partidos de oposición infiltrados (también grandes responsables de esta ilusión electoral) billeteados para impedirle el paso a candidatos que podrían haberle dado batalla al partido del gobierno.

Por su parte, los partidos afectados ya tienen los recursos para impugnar y pedir una nuevas elecciones. No hay condiciones para llevarse a cabo una votación y no porque uno sea especialista en materia jurídica electoral: el mero sentido común nos hace ver lo obvio en lo que están enlodadas las campañas políticas. El problema es que la oposición permanece débil, desorganizada, infiltrada, como reflejo del IEV.

En estos tiempos modernos, y con el trabajo que regularmente hacemos en la casa editorial para realizar análisis electorales, puedo asegurarles que éstas han sido las elecciones más puercas y valemadristas que se vivirán en Veracruz gracias al Instituto Electoral Veracruzano.

¿Y los del IEV? Bien, gracias, allá rascándose los genitales y oliéndose los dedos en sus oficinas de la calle Juárez de Xalapa.

1 comentario:

Janette Ramon dijo...

No puede ser k ya asta los funcionarios k tienen un buen puesto ganan bien se sirvan de la gente k lesda su confianza xtan pokito vendan su dignidad k Esperemos k si con lo k les dieron les alcanza para cuando salgan y puedan comer como comen ahorita costillas de la gente humilde deverdad k no hay palabras para explicar lo k uno kisiera decirles