24 de mayo de 2007

Están perplejos en el PRI

pablo.jair.ortega@gmail.com.- Antes era más fácil cuando había un Presidente de la República priísta. Las decisiones se tomaban desde Los Pinos o Palacio Nacional, y con ese poder absoluto no se cuestionaba a ningún candidato. Eran los tiempos en que el PRI era dueño del balón, del árbitro, del estadio, del público y era quien marcaba los lineamientos del juego.

Ahora con una notable presencia en Veracruz de partidos de oposición, con la cerrada elección gubernamental donde el priísta Fidel Herrera ganó por apenas 25 mil votos sobre el candidato del PAN, Gerardo Buganza; y también con una fuerza notable en la mitad de las alcaldías y la mitad del Congreso del Estado se ha originado una guerra de colores sin precedentes, especialmente en los municipios más grandes como en Veracruz y Boca del Río, donde prácticamente se han roto las relaciones diplomáticas entre el gobierno estatal y los municipales.

En esta lucha por las preferencias del electorado que se deberán reflejar en los próximos comicios, y como parte de esa nueva tradición de que en cada año electoral se exhiben las miserias, los secretos sucios, las porquerías del sistema, de los partidos, incluso las preferencias sexuales de cada actor político, hoy tenemos un panorama incierto en el que seguramente muchos priístas buscarán colgarse de la popularidad de Fidel Herrera, quien según la encuestadora Mitofsky, tiene 85% de popularidad en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Esto sería tal vez sólo un triunfo personal para el propio mandatario, porque ahora con el descalabro que se llevan los priístas –al menos los de Boca del Río– al no ser un emergido del tricolor el postulado como candidato a alcalde, de nada serviría tal popularidad ante una persona como el ex panista, ahora convergente, Adrián Ávila Estrada, rechazado en varios círculos del Revolucionario Institucional: así con qué ánimos se espera que apoyen los militantes a la campaña por recuperar Boca.

En verdad que dichas decisiones de alianzas parecieran más afectar al tricolor que beneficiarlo, y sería ingenuo pensar que estas son las famosas estrategias del dirigente del PRI en el estado, Ricardo Landa, anunciadas recientemente por él mismo.

Precisamente en la dirigencia del tricolor se nota una falta de presencia en la operación de las regiones de Veracruz, al grado de que, por ejemplo, el todavía subsecretario de Gobierno, Héctor Yunes Landa, es quien anda con su grupo Alianza Generacional haciendo votos a favor del tricolor, y los fines de semana, días inhábiles, se traslada a diversos puntos del estado en un helicóptero de la Policía Estatal. De igual manera ahí tenemos al “secre” de Gobierno haciendo campaña descaradamente con David Velasco Chedraui, aspirante a la alcaldía de Xalapa, ahora que la Contraloría lo ha exonerado de cualquier uso de recursos públicos. O el subsecretario de Finanzas, Javier Duarte, adentrándose en la sierra de Zongolica vestido de vaquero.

Esto ha ocasionado a que por momentos se envíen a los medios de comunicación anónimos en contra del dirigente Ricardo Landa por su falta de carácter y presencia como líder máximo del PRI en Veracruz (luego de Fidel Herrera, claro está, como funciona la disciplina servil de dicho partido). Es tan preocupante para esos priístas disidentes, que también critican el hecho de que la dirigencia veracruzana se cuelgue del triunfo del PRI en Yucatán, como si realmente hubiera intervenido a favor.

En caso contrario tendríamos que preguntarnos si enviaron operadores políticos desde Veracruz, y caeríamos en lo mismo que ya aceptó el PAN en voz de su dirigente nacional: que envían operadores de otras entidades, incluso desde la Presidencia de la República, para manejar elecciones locales. No sería tampoco extraordinaria una confesión de tal naturaleza, cuando se sabe que desde Tabasco el gobierno estatal sí envió gente clave (madracistas destacados) a Yucatán.

A este panorama de un PRI sumido en la incertidumbre, añádasele a Roberto Madrazo y su libro “La traición”, considerado por algunos (es chacota, conste) como “el manual del perfecto cinismo”, y donde revela luego de varios años de silencio las “cochinadas” a las que se tuvo que enfrentar, incluido llevar a Elba Esther Gordillo, lideresa del magisterio, a la secretaría general del PRI por los millones de agremiados que representa.

Ya más localmente, también para el deleite de quienes gustamos ver cómo aún hay gente simpática en la política que nos arranca la carcajada, tuvimos el show del Movimiento Territorial en las instalaciones de la SEDESOL en Xalapa. Según los “movimientoterritorialistas” estaban tomando las oficinas de dicha dependencia, pero con apenas unas 40 personas y unos cuantos más invisibles, porque según eran como más de 100 que no se veían: estaban en el baño de una gasolinera cercana.

Ante estos escenarios burlescos y de un PRI sin rumbo, de funcionarios de Gobierno divididos (nomás pregúntese si muchos de ellos y militantes soportan al priísta número un millón), el PAN ha emprendido diversas estrategias para manchar más la imagen del gobernante priísta Fidel Herrera, a su administración y de paso terminar de hundir al partido. Sólo hay que tomar en cuenta que la estrategia de devolverle la Policía Municipal de Veracruz (bastión blanquiazul) al control del gobierno estatal, es señal para responsabilizar de lo que suceda en la zona a Seguridad Pública del Estado.

Ante tal evento, no se contaba con que al parecer los narcos no se conforman con quedarse viendo feo a sus rivales ni poner mensajes en los baños como “me la pelan tú y tu flota”, “dímelo en la cara si eres hombrecito”, y han pasado al fino arte de la tablajería humana para enviar sus mensajes personalizados. Se ha sugerido que usaran calaveritas de azúcar o chocolates kinder sorpresa con sus respectivas amenazas de muerte, pero los señores son quienes saben de su negocio.

Hoy, con todo y ejército, sigue habiendo muertos y decapitados, y ahora no afectan a la imagen de la administración estatal, sino a la del gobierno federal. No espanta para nada al narco el uniforme verde olivo, ni el gris de los federales.

Ah, pero se nos olvidaba que dichas fuerzas sí sirvieron para clausurar un casino -supuestamente clandestino- que ya tenía tiempo operando en las instalaciones del World Trade Center de Boca del Río (el conocido “Caliente” no lo tocan ni con el pétalo de una orden de clausura). Ahí sirvió más para “acalambrar” a funcionarios estatales que, a sabiendas del riesgo que es exhibirse a lo pen… dejo, andaban como si nada tomando y fumando, jugando a las maquinitas, como el secretario de Gobierno, Reynaldo Escobar.

A los políticos se les olvida que en los lugares y actos públicos no faltará alguien que quiera convertirse en reportero estrella por un día, y enviar desde su celular las fotos más escandalosas, los videos más comprometedores, porque ahora vemos que imágenes como las de Cecilia Bolocco desnuda valen miles de dólares. (¡Benditos sean los paparazzi!).

Aquí en Veracruz, pues quizás no estén tan cotizados los políticos y no valgan miles de dólares, pero publicar sus hipocresías vale la pena.

1 comentario:

manuel carrillo Ochoa dijo...

Mucas felicidades Pablo (pero no Robles, afortunadamente).
Me dá mucho que le estés metiendo ganas, aunque tus detractores gratuitos sientan comezones nom santas, pero sin ellos este asunto no tendría chite, adelante y como dice S.L.: ¡Excelsior!.

Manuel carrillo