1 de julio de 2013

Campañas grises

Les presentamos al candidato de cartón y tómese la foto con él

Pablo Jair Ortega - pablojairortegadiaz@gmail.com.-
 Este miércoles terminan --bendito sea Khrisna-- las campañas políticas. De aquí tenemos --afortunadamente-- dos años de descanso, antes de que comiencen las campañas para las diputaciones federales en 2015. Ya desde ahora, los grupos políticos ya están operando para lo que serán esos codiciados puestos en el Congreso de la Unión.

Y es que los actuales lineamientos de la política permiten que los mismos políticos de siempre permanezcan vigentes no por su labor o por su simpatía ciudadana, sino porque pueden saltarse de un cargo a otro para seguir protegido por el fuero o simplemente para seguir delinquiendo.

En Veracruz (desconozco si existe otro caso a nivel nacional) existe un ejemplo extraordinario de lo anterior: Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, cacique de Tantoyuca, quien un día es alcalde, al otro es diputado local y ahí se la lleva con esos cargos.

Y así verá cómo su próximo alcalde o diputado local, en menos de dos años lo tendrá tocándole la puerta de su casa para volverle a prometer lo ya prometido. Le regalará su manta, su “candilindro”, una lana, despensa y el compromiso de que velará por usted y sus intereses si usted le favorece con su voto para una curul federal. Usted votará por el mismo porque no hay más opciones o de plano le sonreirá sutilmente para pensar “ya no cuentes con mi voto”.

La nueva ley electoral permitió un descanso intermedio entre las precandidaturas y la candidatura oficial. Los grupos políticos que aprovecharon meses antes para hacerse promoción y no respetaron a las ingenuas reglas, habrán podido recorrer y hacerse notar en su municipio o distrito. Batallaron quienes fueron impedidos desde las altas esferas para participar o porque en los partidos donde los postularon se desataron toda clase de broncas internas.

En el mes oficial de campaña que acaba de terminar, los candidatos tuvieron que apresurar su paso para hacer y aparecer en todo. Si antes los tres meses reglamentarios eran como para llevársela tranquilo, estos pasados 30 días fueron intensos y llenos de actividades.

Gastaron más de lo que se hubieran gastado normalmente en un mes y se puede decir que hasta se reactivó la economía en algunos sectores que se ven beneficiados con las campañas políticas y que habían estado pasando por penurias: impresores, serigrafistas, diseñadores, proveedores de materiales de promoción, choferes, oportunistas políticos, asesores, periodistas, medios de comunicación, etc. Los que pudieron trabajar para una campaña, al menos tendrán para pagar deudas o tener un extra para aguantar estos recientes meses de vacas flacas.

Algunos ya hasta hicieron sus cierres de campaña. Quizás algunos por la soberbia de pensar que llevan la delantera fácilmente o porque sencillamente ya no aguantaron más el paso extenuante de más de 30 días de campaña. Los que financiaron de su propio bolsillo las campañas, ya prefirieron cerrar la cartera hasta el mero día de la elección.

Y es que todo esto que acaba de pasar es sólo un circo: el verdadero día es el 7 de julio. Ahí los 30 días de campaña se convierten en uno solo, pues será de desvelo, de cuidar la elección, “mapachear” si es necesario, tomar mucho café, fumar muchos cigarros y tener al equipo legal listo para cualquier situación que se presente en la mesa del Consejo Municipal o Distrital del desprestigiado Instituto Electoral Veracruzano.

En esa ocasión, tocará también a los asesores de campaña y medios de comunicación estar pendientes de los resultados que vaya dando el PREP.

Muchos ya están cansados y felices de que las campañas terminen. Especialmente los ciudadanos, que seguramente ya estarán harto de ver esas fotografías de la sonrisa fingida y los ofrecimientos vanos.

De ahora en adelante considere que todo lo que ve colgados en los postes, en las paredes, ya es considerado basura electoral. Y como este mes se saturó lo que se pudo, podemos decir que habrá más.

Los ciudadanos ya no tendrán que escuchar los noticieros llenos de entrevistas donde los candidatos hablan de sus virtudes. Todo regresa a la normalidad, al menos por dos años, hasta que nuevamente comience a ver en los periódicos los nombres de quienes ya andan otra vez en campaña.

Este 7 de julio termina una etapa nueva en la historia de la incipiente democracia a la veracruzana, muy incipiente, podemos decir casi con síndrome de Peter Pan.

1 comentario:

Peter Bustamante dijo...

Les deseo que todo siga en esas condiciones.
Y mucho exito
Les puse un video para que al menos las penas tomen doferentes rumbo.
cariño.
Maestro. Peter Bustamante